Las 5C del trabajo en equipo aplicadas a una presentación efectiva

Cuando se trata de trabajo en equipo siempre se anima a fomentar cinco aspectos que favorecen la colaboración y la consecución de los objetivos comunes: Confianza, Complementariedad, Coordinación, Comunicación y Compromiso. Lo que se conoce como las 5C del trabajo en equipo. ¿Que pasaría si intentáramos aplicar estas ideas a la hora de tener que realizar una presentación?

Según mi experiencia como conferenciante, creo que fomentar espíritu de equipo siempre es positivo. Incluso en una situación donde a priori parece que nada tiene que ver. Piensa que no hay nada más poderoso para influir a nuestra audiencia que hacerles sentir parte de la experiencia.

Pues si, puede ser una buena idea porque a fin de cuentas, cuando hablamos en publico buscamos precisamente eso: colaboración grupal (no queremos que se convierta en un monologo) y consecución de objetivos comunes, ¿verdad? Vamos a ver como podemos crear una experiencia similar tomando como partida esas 5C:

1) Generar un ambiente de Confianza

Cuando hablamos de confianza nos referimos a que debemos hacer lo posible para que cada miembro del equipo confíe en el buen hacer del resto de sus compañeros. Para ello deberemos fomentar la confianza, principalmente a través de nuestro propio ejemplo. Empleando el viejo principio de reciprocidad, tenemos que empezar a dar aquello que queremos recibir de los demás.

No hay nada más importante a la hora de hablar en público que saber que tu audiencia confía en ti. Para que esto suceda tenemos que emplearnos a fondo porque, si no nos conocen, tenemos relativamente poco tiempo para conseguirlo. Templanza, autoridad, simpatía, vulnerabilidad, seguridad, firmeza, humor... en definitiva no solo nuestra experiencia en el tema, también todo aquello que nos hace carismáticos nos ayuda a generar una confianza inicial que posteriormente nos iremos ganado con nuestro saber hacer.

2) Complementariedad: Haz saber que son una parte imprescindible.

Antes de nada, hay que tener esto claro:

  • La audiencia complementa al presentador.

  • No hay presentación sin público.

  • El público no es un mal necesario, es el objetivo de lo que hacemos.

Es importante ser consciente de todo ello para, a continuación, hacérselo saber. Tenemos que hacer complice a la audiencia para que perciban la complementariedad que hace que aquello no sea una simple presentación. Busca la interacción, genera preguntas, escucha las respuestas, integra sus necesidades particulares en tu discurso, personaliza tu presentación... Existen mil formas de que el público entienda que esa presentación que están viendo no es una presentación enlatada. Es una presentación realizada para ellos. Tienen que verse reflejados en tu presentación, es lo que les va a hacer sentirse un complemento imprescindible de ella.

3) Coordinación total

Coordinar es reunir dos o más cosas (personas) para que formen un conjunto armonioso o sincronizado en aras de un objetivo común.

Aplicado a nuestra presentación, todo aquello que muestre sincronización y armonía en su conjunto nos ayudará a transmitir la sensación de coordinación. Cómo empezamos, nuestra presentación, el ritmo, la conversación o preguntas hacia el público, la estructura, el final, respetar los tiempos, etc... hay muchos factores que nos pueden ayudar a generar la sensación de coordinación. Si preguntas a la audiencia al finalizar una conferencia, puede que no te digan: “fue una conferencia muy coordinada”. Pero seguro que en alguna ocasión si has oido eso de “que desastre, menudo lío de presentación”. Coordinar, para un presentador, se traduce en ritmo adecuado y en función del público.

4) Comunicación

La comunicacion es mucho más que salir a presentar en modo “yo hablo tu me escuchas”. Hay muchas técnicas para aprender a comunicar pero yo me refiero aquí a los momentos en los que realmente te comunicas con la audiencia. Podemos generar multitud de momentos para que los espectadores puedan intervenir y sentirse parte de algo que está vivo y con lo que se puede interactuar. Desde preguntas dirigidas a hacer pensar hasta juegos o dinámicas con un grupo o todo el auditorio.

5) Compromiso

Al asistir a una presentación existe un compromiso, o acuerdo formal, no escrito entre el público y el presentador. El público se compromete a cedernos parte de su tiempo, atención y/o dinero a cambio de conocimiento y entretenimiento. El presentador se compromete a dar lo mejor de el mismo y a compartir conocimientos con la audiencia.

Esto es lo mínimo que hay que cumplir de ese “contrato” pero podemos llevar el compromiso mucho más allá. Podemos superar ese compromiso inicial y animar a los espectadores a hacerlo también. ¿Y si además de su tiempo y dinero nos dieran su presencia a través de la interacción y la implicación? ¿Y si además de nuestro conocimiento, les diéramos una experiencia a través del entretenimiento, la emoción o las experiencias que provocamos en el escenario?

Existe un compromiso inicial que podemos potenciar para llevarlo a otro nivel. Podemos superar sus expectativas respecto a ese compromiso inicial que están esperando. La idea no es solo cumplir con el compromiso, es superarlo.

¿Cómo debería ser la presentación perfecta? ¿Es posible colaborar con nuestra audiencia hasta hacerles sentir que formamos parte del mismo equipo? ¿Tú que opinas? ¿Te animas a comentar sobre ello y empezamos a debatir?

Mantente en contacto y recibe más noticias y actualizaciones.

Únete a mi newsletter y se el primero en recibir directamente en tu email las últimas noticias y actualizaciones de mi blog.

¡Quiero Apuntarme al Blog!
Close

DÉJAME TU NOMBRE Y TU MEJOR EMAIL y empezaré a enviarte desde YA VIDEOS Y PDF's con formaciones muy valiosas para mejorar en tus habilidades blandas: Comunicación, Empatía, Persuasión, Influencia, etc...

50% Finalizado